Relatos porno de mi prima, incesto

By | 20 julio, 2015

michelle waterson new pic 2012 02

 

La historia de tal mi madre y yo tuvimos partes.

Soy carlos, un carácter de 19 años, mido 1.70, de figura delgada y cara murena, no soy lo que pueden llamar guapo, pero tengo ciertas facciones que me hacen atractivo para algunas mujeres, en mi linaje somos 6, mis padres, mi monja mayor, mi hermano menor y mi novicia menor, me centraré en mi madre mayor, yazmin, ella es ocho años mayor que yo, es de complexión delgada, con un trasero no mucho grande, pero si con unas lindas posaderas paraditas y antojables, con unas tetas firmes y hermosas, mide 1.50, tez morena, que en conjunto la hacen una mujer atractiva.

Yo había estado muy interesado en ella desde hace ahora cierto años; ella era mi alucinación sexual, desde los doce años le he empleado innumerables pajas. Todo comenzó en el tiempo que un alba en mi casa, cuando no había nadie mas que ella y yo (por distintas razones los demás integrantes de mi familia no se encontraban) y ella se bañaba, yo no solitaria ninguna deseo de verla ni carencia, pero en el tiempo que ella terminó de bañarse entró a su cuarto, todo habitual, yo bajé por un vaso de linfa a la cocina (cabe decir que su cuarto se encuentra a un lado de las escaleras hacia la planta baja de mi casa) y noté que había dejado su cancela a través de abierta, acaso por desaliño o pellizco, bueno el punto es que al pasar por allá la vi de de soslayo, allí estaba ella, la primer mujer desnuda que había visto en mi vida, de súbitamente me comencé a enardecer colmado, no podía creer el cuerpo que tenía mi profesa, por desgracia tuve que alejarme de la puerta o se daría cuenta de que la espiaba. Desde ese momento me dedicaba a buscar la forma de poder observarla desnuda otra vez, pero aproximadamente perpetuamente estaban en casa mis hermanos o mis papás, lo cual complicaba micho las cosas, la llegue a observar cambiarse en repetidas ocasiones, pero sólo era en ajuar interior, lo cual igualmente era un gran espectáculo, ya que sus diferentes tipos de prendas, a modo tangas, boxers, etc. Le hacían ver colmado bien en cuerpo tan atractivo de mi hermana.

Así pasaron los años, y yo con mi ficción aun desprovisto cumplir la cual era hacerlo con mi sor mayor, inclusive que cumplí los dieciocho años, empecé a llevarme mejor con mi profesa, actualmente que salíamos de fiesta, a comer y esas cosas, hoy que mi edad era un poco mas apta para poder salir mis papás me daban autorización de ir con ella y esas cosas, yo pensé que éstas salidas con ella podrían ser de contribución si quería cumplir mi entelequia, y así fue tanto me gané parte de su confianza y mas cariño de su parte, tanto así que empezábamos a hablar sobre temas de parejas, nada del tercero mundo, cosas como si salía o no con igual chica o si me gustaba parecido hombre y recíprocamente. Tal parecía que mi oportunidad de hacerlo con ella no avanzaba rápido, necesitaba hacer más.

Un data en el momento que me enteré que a mis padres los invitaron a una enlace en diferente estado, por lo cual dejarían la casa un fecha o dos, lo único malo era que querían que fuéramos todos, me puse a pensar en tanto hacer que esta situación fuera benévolo para realizar mi empresa, pero no se me ocurría ausencia, yo estaba de aseveración ambicioso de poder encontrarse con ella, al colofón me decepcioné, por suerte, y créanme demasiada suerte, ella les dijo a mis padres que no podría ir a la alianza, ahora que tendría determinado trabajos en la escuela que tenía que entregar el alba lunes y no podría hacerlos si los acompañaba, mis padres no querían que se quedara sola en casa por lo que me pidieron quedarme con ella el fin de hebdómada en casa, aquí estaba la gran oportunidad que quería, no podía creer la gran suerte que tuve en ese momento, tendría parte del viernes inclusive el festividad por la oscuridad para tener una oportunidad, actualmente sólo quedaba pensar en tal hacer que mi monja cojiera conmigo.

Cuando mis padres y mis hermanos menores se fueron la tarde del viernes yo me quedé sólo en casa, ahora que mi monja había salaz con sus amigas y no volvería hasta la crepúsculo, así que sólo me dedique a pensar en tanto lograría existir con ella y hacerlo, no pude pensar en mucho, sólo en poco sobre hacer que ella se prendiera viendo o leyendo pellizco y así sería más comprensible que accediera a cojer.

Ya en la noche luego de que yo cenara pellizco me puse a ver televisión en la sala, pensaba salir con mis amigos, pero preferiría alojarse allá por si mi hermana llegara y habitar edad con ella, eran como las diez de la tenebrosidad en el momento que ella llego, mas ella no lo dijo yo percibí que había borracho alcohol, hoy que olía, no se veía ebria, así que supuse que habría borracho sólo un par de tragos, me congratulación frecuente, con un beso en la mejilla y me dijo que subiría a bañarse, me preguntó si no quería ver una película o pellizco, ya que aun me encontraba en la sala viendo televisión, a lo que accedí, me dijo que llamará para mendigar pizza hoy que tenía poco de hambre y preguntó si había pellizco de tomar, por desgracia sólo había cerveza, de mi padre, ella dijo que no habría problema si bebíamos unas cuantas de ellas, que al correlativo alba se las repondríamos a papá, así que subió a bañarse y me quedé esperando a que bajará, me sentía con demasiadas ganas de hacer pellizco, tan rudo tal aumentar, abrir la salida del inmersión y hacérselo aquí mismo, pero debí contenerme, en el momento que llegó la pizza y ella estaba lista nos sentamos en el butaca a ver poco en netflix, ella eligió una película, poco como comedia romántica, yo me sentía un poco desesperado por no saber cómo tirarme a mi hermana, ella tenía se pijama, unos shorts algo cortos y muy pegados que hacían que su trasero se viera muy bien y una playera de tirantes que dejaban ver una parte de sus pechos, esa era su pijama habitual, por lo que no me sorprendió mucho verla así, ella se sentó a lado mío y se recargo sobre mi pecho para ver la película

Así nos pusimos a verla, en la película había una que otra escena de sexo, y eso me hacía poner a volar la imaginación en que podría yo hacerle algo como lo que había ahí a mi hermana, noté que ella se estaba quedando dormida con a la hora de ver la película, por lo que pregunté si quería irse a su cama ya, me dijo que sí, por lo que subimos a nuestras habitaciones, ahí estaba una oportunidad que se me escapa por no saber que hacer para que mi hermana y yo lo hiciéramos. Nos despedimos en la entrada de su cuarto con un “hasta mañana que descanses” y me fui a mi habitación, no podía dormir, sólo pensaba en que hacer pasó como una hora hasta qué tocaron la puerta de mi cuarto, supuse que sería mi hermana ya que no había nadie mas y abrí la puerta y la vi ahí, parada frente a mi con la misma ropa que hace un rato, pero noté que esta vez no tenía sostén, supuse que se lo había quitado para dormir y noté sus pesones que se marcaban en su delgada playera, pregunté que sucedía y que hacía ahí, a lo que ella contestó

-Estaba durmiendo y tuve una pesadilla, ¿puedo quedarme aquí un rato en lo que se me pasa el miedo?-yo pensé que esa situación era más que perfecta para intentar algo
-Claro, pasa, si gustas puedes dormir en mi cama y yo dormiré en el sofá
-Quiero que te quedes junto a mí, no te estoy diciendo que tengo miedo-la situación salía mejor de lo que pensaba
-Vale vale, está bien

Nos recostamos y a los 10 minutos sentí que ella estaba acercándose poco a poco a mi, (nos acostamos como de cucharita solo que si tocarnos como tal, ella con su culo hacia mí) yo empecé a hacer lo mismo, hasta que con mi pene erecto, consecuencia de mi excitación en ese momento, le toque el trasero, fue poco a poco, al inicio fue solo con el glande, en ese momento noté como ella tenia un espasmo, luego nos comenzamos a acercar mas y mas hasta que mi pene quedó completamente pegado a su hermoso par de nalgas, yo sólo la abracé en ese momento, con mis dos manos en su parte baja del abdomen, noté que entre mas bajaba una de mis manos mas se sentían espasmos de su parte, era como si le gustará, yo no lo podía creer, mi hermana, mi fantasía sexual mas grande, ahí en mi cama, siendo tocada por mí, cuando llegue hasta el borde de su short, metí uno de mis dedos por debajo de éste y sentí sus bragas, noté que estaban húmedas, mientras mis dedos jugaban con su short bajándolo poco a poco hasta las rodillas ella dijo:

-Carlos, no se si esto esté bien, somos hermanos
-Pero, ¿entonces por qué te has dejado hacer todo esto?
-Porqué me prendes, porqué hace ya desde hace un tiempo te he visto con otros ojos y he notado lo mismo, me doy cuenta cuando me ves en pijama, hace un rato en la sala la tenias parada mientras me veías
-Es verdad hermanita, tú me prendes, desde hace mucho – esto mientras comenzaba a besar su cuello, quería que ella se prendiera y lo hicieramos
-Pero somos hermanos, no estoy segura de es…- comenzaba a entrecortarsele la voz, se notaba que le gustaba y quería estas ahí mientras yo le hacía cosas

Yo seguí besándole el cuello mientras con una de mis manos le quitaba completamente su short y con la otra subía por su abdomen hasta sus pechos, ella sólo hacía pequeños gemidos cuando yo jugaba con sus pechos, después de unos segundo ella cedió y llevó su mano hasta mi pene, y comenzó a acariciarlo, me estremeció sentir sus suaves manos en mi pene, era tan excitante y rico, no aguantaba mas, quería seguir avanzando, comencé a quitarle la playera de tirantes que ella tenía hasta que la deje solo en bragas, decidí cambiar un poco nuestra posición para que yo pudiera comenzar a besar sus pechos, jugar con ellos, y así lo hice, la voltee para que ella quedara boca arriba y yo sobre ella, me quito la playera y el pants con el que yo dormía para quedar solo en ropa interior, yo comencé a besar esos ricos pechos mordía sus pezones los besaba, mientras una de mis manos tocaba por arriba de sus bragas cada vez mas mojadas, ella empezó el sube y baja con su mano en mi pene, era una sensación tan fabulosa, al final decidí desnudarla por completo, quitándole las bragas poco a poco la deje así en la cama, completamente desnuda, jamas le había hecho sexo oral a una mujer pero decidí que podía intentarlo ese día, bajé hasta su vagina y comencé con pequeños besos en la orilla, ella solo se movía por las cosquillas que ella me dijo esto le producía, así hasta por fin encontrarme con su linda concha, ahí la tenia, con un poco de vello pero sin quitarle lo sensual, comencé jugando con mi lengua ahí, poco a poco ella se movía entre espasmos pequeños mientras gemía mas fuerte hasta que sentí un movimiento algo mayor y me llenó la cara con sus jugos

-No puedo creer que mi hermanito me esté haciendo venirme de esta forma- dijo ella, apresuradamente ella me quito los bóxers que yo tenia- quiero que hoy folles a tu hermana como nunca lo has hecho con alguien mas- se abrió de piernas completamente mientras me ofrecía su deliciosa vagina- métela completa, y no tengas miedo de usar protección, que yo tomo anticonceptivos

Sin dudarlo metí mi pene ahí, yo sentía un placer enorme al hacerlo con mi hermana, ella gemía y entre algunos gemidos dejaba escapar pequeños gritos y frases como “sigue amor” “no pares” “así cariño” así estuvimos un rato hasta que sentía que me iba a correr, por lo que pedí que cambiáramos de posición, básicamente fue la misma, solo que ahora ella estaba sobre mí, ella controlaría eso, comenzó despacio y luego poco a poco aumento el sube y baja, cómo una desenfrenada subía y bajaba mi hermosa hermana, hasta que sentí de nuevo un segundo orgasmo de ella, gritando ella, cada vez mas fuerte siguió a pesar de su orgasmo, hasta que sentía que ya no podía mas, que me vendría, le dije eso a ella y me pidió que la llenara con mi leche, que terminara dentro y que no dejara ni una gota fuera de ella, cuando por fin el orgasmo llegó sentí como la llenaba toda, sentí un tercer orgasmo de ella y como sus fluidos y los míos se juntaban, después de todo ese tiempo nos recostamos un rato, ella dijo que le gustaría bañarse, pero lo que después me ofreció bañarnos juntos, yo sabía que eso no había acabado por lo que fuimos al baño juntos…

Deja un comentario